Las puyas (o pullas) a Sara

Anoche fue el partido de semifinales de la Eurocopa entre España y Portugal. Tras los penales (que no penaltis), la reportera a pie de campo, Sara Carbonero, entrevistaba al mejor pelotero de ‘la Roja’, <me pongo de pie> Don Andrés Iniesta </me siento>.

La ‘casi’ periodista (aún no ha terminado la carrera), le soltaba en la cara que si en algún momento pensó en tirar uno de los cinco lanzamientos disponibles.
El jugador, más pálido que de costumbre al escuchar semejante frase y que se desenvuelve con la misma elegancia, educación y templanza en el campo que frente a los ‘micros’, resuelve el entuerto con un suave ‘…de hecho tiré el segundo…’.

Viendo la que se le venía encima, Sara y sus compañeros decidieron bromear sobre la anécdota y lo que le esperaba en las redes sociales al día siguiente.

El caso es que fue escucharlo y pensé: “Menudas puyas le van a caer a la morena…”.

Pero, como soy disperso… me enredé solito en una pregunta simple:
¿Puya es con ‘i griega’ o ‘elle’? (dos ‘eles’ para los más jóvenes post-BUP/COU y fueran a clase con regularidad)”

Y ahí estaba yo, camino de casa mientras memorizaba el problema:
“Puya”, “i griega o elle”, “puya”, “i griega o elle”…

Como una hora antes me había jugado una entrada para Springsteen a que la selección de baloncesto no ganaba una medalla en las olimpiadas de Londres, seguía ‘calentito’ en lo referente a las apuestas, así que me decanté por la ‘i griega’.
Decisión tomada sin mucha convicción y, por supuesto, sin ningún argumento válido que no fuese el de ‘me suena más así’.

Total, que llego a casa, levanto la tapa del portátil, abro un navegador, escribo en la web de la R.A.E. “Puya” y le doy a ‘Enter’ esperando una respuesta positiva a mi opción elegida. Unos segundos de intriga y… ahí estaba:

puya. (Del lat. vulg. *pugia, de pugĭo, -ōnis, puñal).
1. f. Punta acerada que en una extremidad tienen las varas o garrochas de los picadores y vaqueros, con la cual estimulan o castigan a las reses.
2. f. bla bla bla.
3. f. bla bla bla.
4. f. bla bla bla.

¡Ole! (con acento en la ‘o’), me dije. “¡Gané!”
Estaba eufórico. Bueno eso puede que fuese por haber ganado en los lanzamientos de penal, jejejje.
Lo estaba tanto que quise confirmar que la respuesta contraria era errónea. Así que… ahí iba de nuevo al buscador de la RAE… escribo “Pulla”… su ‘Enter’ correspondiente… y a esperar los segundos de tensión. Segundos no tan emocionantes como los transcurridos desde que patea Sergio Ramos hasta que llega el balón a las mallas, lo sé, pero yo para esas cosas soy muy mío y lo vivo 🙂
El caso es que por fin sale el resultado:

pulla. (Del port. pulha).
1. f. Palabra o dicho obsceno.
2. f. Dicho con que indirectamente se humilla a alguien.
3. f. bla bla bla.

¡Mosquis! (con acento en la ‘o’ también), me dije. “¿Perdí?”

Reconozco que la primera definición fue lo que quise decir en su momento pero… la realidad se asemeja más a la segunda (o es una percepción personal).

Así que… reunido el comité de sabios (vosotros)… ¿qué me decís? ¿he ganado o perdido?

3 thoughts on “Las puyas (o pullas) a Sara

  1. admin says:

    Os dejo el vídeo por si aún no lo habéis visto: http://goo.gl/fa6lw

  2. RAMON MATA says:

    Tu estabas feliz no?? Pu ya esta tio.

  3. admin says:

    Y ahora doblemente feliz 🙂

Leave a Comment