Calidad musical en un Ying Yang

La cultura oriental nos invade. Incluso nos supera. Muy al contrario de la occidental, muy dada a lo malo y bueno, en ella siempre aparecen los lados opuestos casi como parte un de todo en el que ambos son válidos.
Es aquí donde quiero aplicar mis dos nuevas obsesiones sónicas. Una para alegrarte el día y otra para cuando te sientas meloso:

BenFoldsFive.jpg Ben Folds Five y su ‘One angry dwarf and 200 solemn faces’ da comienzo al disco ‘Whatever and Ever Amen’ y es demoledor. Sonoridad y espíritu de ensayo. No recordaba algo así desde el disco que dio a conocer, a algunos, no muchos, a los Spin Doctors. No tienen nada que ver. Si acaso el aire a espontaneidad.
Lo curioso es que en realidad estoy escribiendo estas líneas simplemente porque Fair, su segunda canción del disco, me hizo volver a épocas pasadas mientras programaba un pelín de HTML en el curreishon. Con su aire Beatle/Supertram/DobbieBrothers y un final a lo Tom Waits, no se podía dejar pasar por alto sin echarle un vistazo al disco. Y digo curioso, porque en realidad no hay nada parecido en él.

Pero es que en sí el paquete está lleno de melodías preciosas, candor y ternura. Brick es el claro ejemplo de ello. De nuevo en el hilo funambulista que supone el nuevo pop romántico de calidad actual. No volveré a enumerar los grupos, no.

Song for the dumped es una maravilla sonora, volviendo al ambiente desenfadado del directo (sin serlo).
Y es que son grandes músicos, y con un gran talento. En la producción se lo tuvieron que pasar de miedo: no se puede hacer esa barrera sonora con tantos arreglos tan logrados y adecuados al momento sin tener un orgasmo.

Podría seguir, aunquqe no lo haré, enumerando una a una de ellas, porque realmente cada una por separado evoca alguna vivencia o momento que tontea entre la niñez y el inicio de la adolescencia. A veces me traen a la mente un circo de múltiples y vivos colores que rezuma vitalidad y alegría. Hasta el ambiente Kusturika sazonado con jazz hace aparición. ¿hay alguien que eso no le llame manque sólo sea curiosidad? Pasen y escuchen, señores.

PD: ¿candidato a pero portada de la historia?

DamienRice0.jpgEn el otro lado de la balanza se encuentra mi intimista Damien Rice y su disco ‘0’. Me gustaría no caer en las odiosas comparaciones con otros intérpretes, pero por suerte o por desgracia es la única forma de tamizar al oyente el tiempo que puede y debe dedicarle a cada cosa en su quehacer diario. Por ejemplo, es de obligado cumplimiento su escucha si el personal tiene preferencia por David Gray. Este podría tranquilamente tratarse de otro gran disco del de Manchester. Pero no, está inventado bajo la mente de un Irlandés. No sé si eso es bueno o es malo, lo que sí da la sensación es de que bajo la constante climatología británica, la melancolía termina calando en los huesos.
Dudo mucho que haya alguien al que no le toque el corazoncito una canción como ‘The Blower’s Daughter’ y su estribillo repetido hasta el infinito y más allá de ‘i can´t take my eyes of you’.
Tiene ya tres años este disco, lo sé, pero por mis oidos ha pasado ahora en su totalidad (blower`s la tengo incrustada entre las neuronas desde hace mucho mucho tiempo)
Este chico no se mata en ponerle nombre a sus obras, la verdad. Su nuevo trabajo, recien sacadito, lleva por título ‘9’. Igual, como quiera ir bajando hasta el uno a razón de tres años apara ello… va a tener que cuidarse el chaval

davidgrayLISM.jpgPD: David Gray acaba de sacar un DVD en directo: ‘Live in Slow Motion’. Nunca un título fue tan apropiado (aunque sea calcado al anterior en estudio).

One thought on “Calidad musical en un Ying Yang

  1. ozymandias says:

    Por un momento pensé que Ben Folds había reunido a sus Five, que en realidad son sólo dos. Pero no. “Whatever and Ever Amen” es del 97. Yo llegué a abusar en su momento de su álbum posterior, “The Unauthorized Biography of Reinhold Mesner”, y me quedé muy enganchado del tema “Mess”. Diez años antes de que todo el mudo empezase a calificar de “original” el hecho de que cierta banda británica actuase sólo con batería, teclado y voz, lo que demuesra la gran cultura musical de tanto enteradillo como hay por ahí.

    David Rice me da un poco igual, la verdad.

    David Gray acaba de sacar un DVD en directo: ‘Live in Slow Motion’

    Uf. Buen aviso. Se lo recomiendo a todo el mundo.

Leave a Comment