Sin categoría

¿Eres tú John Wayne o lo soy yo?

erestujohnwayne

“- ¿Eres tú John Wayne? ¿O soy yo?
– ¿Quién ha dicho eso? ¿Quién coño lo ha dicho? ¿Dónde está ese comunista de mierda, la maricona soplapollas que acaba de firmar su sentencia de muerte?”

Ea, ea, relájenseme los de ahí atrás, que ahora lo explico.

Los que me conocéis de hace algún tiempo, sabéis que mi vida post-adolescente ha estado bastante ligada al grupo musical Los Enemigos.
He canturreado sus discos una y otra vez, e incluso los he recomendado de igual manera.
Eso sí, jamás intenté convencer a nadie de su calidad artística: la peculiar forma de cantar de Josele Santiago, unido al sonido crudo y garajero de sus grabaciones, no ayudaban a que entrasen de primeras.
Los amas o no los soportas, no hay término medio.

Los alérgicos a ese grupo no os preocupéis, porque hoy no quiero hablar de ellos especialmente, simplemente los nombro porque son el inicio de la curiosidad investigada.

Entre el variopinto repertorio de Los Enemigos, hay un tema que es especialmente repetitivo en sonido y letras. Esa canción dice una y otra vez “¿Eres tú John Wayne o lo soy yo?”. Se titula “John Wayne”, claro.

Sé que no es nada espectacular, pero ¿por qué esa frase en la canción? ¿Por qué personalizarla en el señor Wayne? (Marion Robert Morrison, por cierto) ¿De dónde la sacó? ¿De su cabecita, o es alguna referencia? Y si es así, ¿cuál es su significado original?

Hasta la fecha pensé que era una simple forma de ponerse gallito, y curiosamente, a la postre es básicamente lo que quería expresar el compositor.

El creador de la frase, en cambio, iba por otros derroteros:

Como dudo mucho que alguno de mis ‘visitantes’ haya tenido a bien leer la novela “The Short-Timers” de Gustav Hasford (yo al menos, no), diremos que para el gran público, la primera vez que se supo de esa frase, fue en una de las escenas más recordadas de la “La chaqueta metálica” (“Full metal jacket” en 1987) de Stanley Kubrick.
El film está basado en la mencionada novela, de ahí que se repita la frase en ambos lugares 😉

Os dejo el momento: La chaqueta metálica – ¿John Wayne?

Grandioso monólogo del sargento, que por cierto fue totalmente improvisado.
Pero exactamente… ¿qué quería decir el recluta ‘graciosillo’ con si su instructor era John Wayne o lo era él mismo?

Bueno, es de culturilla general (de quesitos) saber que John Wayne era el máximo exponente del americano patriota (hizo pelís en favor de la lucha contra el comunismo en Vietnam y fue el mayor chivato en la caza de brujas). Por eso en la peli, cuando el sargento escucha la ironía, inmediatamente se endemonia atacando al recluta parlanchín con el calificativo de “comunista”.

Un recluta, por principios, quiere ser ante todo un patriota, y si John Wayne es la cabeza visible del patriotismo americano, todo recluta, al menos americano, quiere ser John Wayne.

Por todo ello, niños, la frase en sí, quiere reflexionar sobre si se es más patriota por acatar órdenes sin pensar (matar) o, por el contrario, se es más por pensar en otras soluciones.

No deja de resultarme curioso y atractivo, la cantidad de matices que hay tras una frase tan simple.

PD: Precioso ese rollo filosófico yanki, pero aquí somos de banalizarlo todo, así que en nuestro caso la frase es más del tipo: ¿eres tú más machote o lo soy yo?
Por ahí la cogió Josele, y la convirtió en tema.

– Sí, sí, mucho bla-bla, pero… ¿me pones la canción o tengo que buscarla yo?
– Ainxs, si es que sois de un caprichoso… 😀

Ahí va: Los enemigos – John Wayne

Sed buenos (o lo seré yo)

España consigue una nueva medalla (y de oro, oiga)

medalla de oro

Ahora la muerdo, ahora

La mejora en el medallero cae de manera sorpresiva gracias a un talento puro, un diamante en bruto (o a un bruto sin diamante, yo que sé).

El caso es que esta vez, el preciado metal ha sido…
¡¡¡PARA MÍ!!

-¿Ein? Pero, pero, pero… ¿en qué demonios eres tú bueno? (te preguntarás expectante).

Se ve que no me conoces tanto como pías por ahí, jejejje.
Pues dónde va a ser sino en la modalidad de “roturadecacharreríainformática-tejuroqueyonohehechonada”, más conocida como RCI-TJQYNHHN

Sí, sí, como lo lees.
Para hacerme con la preciada presea, me he decantado por un ejercicio de riesgo 9 sobre 10 llamado: “copia de seguridad en disco duro externo para equipos de casa”.

Ojo al dato, que diría aquel, que este premio no es nada fácil: los jueces “valoran la prueba en base a su dificultad de sincronización con otras tareas, la creatividad en cantidad de particiones y tipos de formateado elegidos, así como la ejecución completada incluyendo los fallos aparecidos durante y a la finalización del ejercicio“.

Esta variante deportiva tiene la particularidad de que los ganadores, por razones aún no contrastadas, además de la medalla de rigor, tienen derecho a un deseo.

Bueno, pues yo a esos expertos que dijeron que el LaCie Porsche 1TB externo era ‘superfiable’, he deseado degradarlos del nivel ‘entendido’ al de ‘enterado’.

Y aprovechando que todas las cámaras apuntan a este humilde blog, “quiero ofrecer mis servicios de testeador de aparatos electrónicos a todas esas empresas que quieran mejorar el grado de satisfacción de sus clientes“: si el cacharro me aguanta… es que es bueno 🙂

No quisiera despedirme (noooo, más despidos noooo)… sin dejar un par de citas:

  1. “He dado un paso más para convertirme en leyenda” (Usain Bolt tras ganar el oro en la final de los 100m lisos de Londres 2012)
  2. “Romper hardware de mala calidad no tiene ningún mérito :D” (Er Tuiti en una subida de testosterona biónica)

Irrompible

En capítulos anteriores del caralibro…

Er Tweetytuo: “Personas que van al gimnasio, se ponen a correr en la cinta, en los cinco primeros minutos tiran del cable del móvil con el que escuchaban música, van a por él sin acordarse que están en una cinta continua, pegan un zurriagazo doblándose el dedo, del dolor pierden el conocimiento y se despiertan con una belleza levantándole los pies, una bebida isotónica gratis en la mano y el dueño pegando gritos al de urgencias para que se acerque. Esas personas.”

Ea, pues ya tenemos cachondeito en casa con esa última experiencia. Me acusan de ‘enclenque‘.

Enclenque.
(De or. inc.).
1. adj. Débil, enfermizo. U. t. c. s.

Yo me decanto más por ‘frágil’

Frágil.
(Del lat. fragĭlis).
1. adj. Quebradizo, y que con facilidad se hace pedazos.
2. adj. Débil, que puede deteriorarse con facilidad. Tiene una salud frágil.

Realmente no hay tanta diferencia entre una y otra. Detalles, matices.

Me da igual, porque preferir prefiero que me llamen ‘elíah‘, ‘prais‘ o ‘unbrequebol‘.
No, no se me ha ido la pinza con el golpe.
Al menos aún.

El protegido

Samuel bordando el papel

En realidad es mi humilde homenaje a ‘Elijah Price‘, el dueño de una galería de comics magníficamente interpretado por Samuel L. Jackson, en la película ‘El protegido (Unbreakable)‘ .

Salvo que él en la peli era malo y que yo soy un pan… igualitos, oiga. Bueno, vale, él es negro y yo de tonos PANTONE Iniesta. No sigáis buscando diferencias que me chafáis el parecido, cohone (que tenéis la maldad en vena 😀 ).

PD: No dejéis de verla o en su defecto… revisionarla 🙂
PD2: Y no olvides supervataminarse y mineralizarse (para que no os pase lo mismo que a mí 🙂 )

Las puyas (o pullas) a Sara

Anoche fue el partido de semifinales de la Eurocopa entre España y Portugal. Tras los penales (que no penaltis), la reportera a pie de campo, Sara Carbonero, entrevistaba al mejor pelotero de ‘la Roja’, <me pongo de pie> Don Andrés Iniesta </me siento>.

La ‘casi’ periodista (aún no ha terminado la carrera), le soltaba en la cara que si en algún momento pensó en tirar uno de los cinco lanzamientos disponibles.
El jugador, más pálido que de costumbre al escuchar semejante frase y que se desenvuelve con la misma elegancia, educación y templanza en el campo que frente a los ‘micros’, resuelve el entuerto con un suave ‘…de hecho tiré el segundo…’.

Viendo la que se le venía encima, Sara y sus compañeros decidieron bromear sobre la anécdota y lo que le esperaba en las redes sociales al día siguiente.

El caso es que fue escucharlo y pensé: “Menudas puyas le van a caer a la morena…”.

Pero, como soy disperso… me enredé solito en una pregunta simple:
¿Puya es con ‘i griega’ o ‘elle’? (dos ‘eles’ para los más jóvenes post-BUP/COU y fueran a clase con regularidad)”

Y ahí estaba yo, camino de casa mientras memorizaba el problema:
“Puya”, “i griega o elle”, “puya”, “i griega o elle”…

Como una hora antes me había jugado una entrada para Springsteen a que la selección de baloncesto no ganaba una medalla en las olimpiadas de Londres, seguía ‘calentito’ en lo referente a las apuestas, así que me decanté por la ‘i griega’.
Decisión tomada sin mucha convicción y, por supuesto, sin ningún argumento válido que no fuese el de ‘me suena más así’.

Total, que llego a casa, levanto la tapa del portátil, abro un navegador, escribo en la web de la R.A.E. “Puya” y le doy a ‘Enter’ esperando una respuesta positiva a mi opción elegida. Unos segundos de intriga y… ahí estaba:

puya. (Del lat. vulg. *pugia, de pugĭo, -ōnis, puñal).
1. f. Punta acerada que en una extremidad tienen las varas o garrochas de los picadores y vaqueros, con la cual estimulan o castigan a las reses.
2. f. bla bla bla.
3. f. bla bla bla.
4. f. bla bla bla.

¡Ole! (con acento en la ‘o’), me dije. “¡Gané!”
Estaba eufórico. Bueno eso puede que fuese por haber ganado en los lanzamientos de penal, jejejje.
Lo estaba tanto que quise confirmar que la respuesta contraria era errónea. Así que… ahí iba de nuevo al buscador de la RAE… escribo “Pulla”… su ‘Enter’ correspondiente… y a esperar los segundos de tensión. Segundos no tan emocionantes como los transcurridos desde que patea Sergio Ramos hasta que llega el balón a las mallas, lo sé, pero yo para esas cosas soy muy mío y lo vivo 🙂
El caso es que por fin sale el resultado:

pulla. (Del port. pulha).
1. f. Palabra o dicho obsceno.
2. f. Dicho con que indirectamente se humilla a alguien.
3. f. bla bla bla.

¡Mosquis! (con acento en la ‘o’ también), me dije. “¿Perdí?”

Reconozco que la primera definición fue lo que quise decir en su momento pero… la realidad se asemeja más a la segunda (o es una percepción personal).

Así que… reunido el comité de sabios (vosotros)… ¿qué me decís? ¿he ganado o perdido?