Crónica de un concierto de muerte anunciada

[Antes de nada, quiero comentar que este repaso (en todas las acepciones del concepto), va dedicado a la única persona del entorno no presente en el concierto (a ver si así se ‘desrarea’). Como quiera que ya lo sustituí como fotógrafo, y lo hice como el culo (por olvidadizo), vamos a ver si como cronista supero la prueba]

Me pongo el ‘Southern Harmony…’ de los Black Crows para inspirarme y allá voy

11.00 horas (única vez que pongo la hora porque a partir de ahí perdí noción del tiempo)(que ganas tenia, leñe)(¿se centrará el narrador?. Si crees que si, marca el 543634. Si crees que no, aciertas) – Llego en punto, y la noche promete, porque soy el primero (o eso creo) Al final me doy cuenta que está LaBetty en una esquina con dos chicas (león)(roooarrr). Por supuesto, las estrellas no han llegado, esto promete.
Cuando me dispongo a putear a LB por no cogerme el móvil, de hecho empiezo el rpimer improperio, y las chicas se me asustan, llegan los artistas. Hay que parar todo. Dejen paso. Pero no, que ven mis ojos, ninios, pequeñuelos.. Vienen en son de paz. Incluso dispuestos a hablar. Las conversaciones ‘Off de record’ me las voy a saltar para no herir susceptibilidades.
El caso es que entre pitos y flautas, se llena el garito. Me dicen entre bastidores que no tiene nada que ver con el grupo, que vienen a pesar de ellos. Le partí las piernas al grasioso.
Empieza el concierto. Lo sé porque quitan la música de ambiente, que todo sea dicho no estaba nada mal (nada de perreo/lolaileo)
Al escenario saltan cual actorcillos de primera fila del club de la comedia (los del Canal Comedy son de segunda e infinitamente mejores). Se pierde el glamour en favor de una cotineidad abrumadora.

Angelus: Ahí a saco. La batería y el bajo suenan como nunca (no están). Bueno físicamente H10 (hombre diez)(batero) si aparece, y entre él y yo decidimos marcar en zona a una yanqui que quiere lio con el cantante (y que por ahora la buena de Penny no le tiene miedo)(¿por que le llamamos miedo cuando queremos decir celos?) El pinky pinky man (bajista) ni siquiera se digna. Problemas físicos es la excusa oficiosa. Mal rollito por no dejarle tocar ni el bajo ni a la yanqui por parte de Ozy, me temo.
Ah, coño, ¿de la canción? jejej. Bien, bien. Se les ve con ganas de disfrutar, que no de liarla, pero hay feeling. Incluso FreeFeelin’ (oups) se controla para no pegar guitarrazos a diestro y siniestro. Parece ser que el dueño es más de la pela que del arte y hay que controlarse en los decibelios, de ahí la falta de los otros dos compañeros. A estas alturas, las personas externas al mundillo MP (Messina Park) empiezan con las risitas con comparaciones. El Ozy tampoco ayuda a que eso no ocurra con sus poseBoss tan temprano. Seis o siete canciones pasaría más desapercibido, pero al principio de un concierto de alguien que no conoces, una extraña bocecita interior te obliga a comentar/simplificar con tu compañero de la izquierda (siempre se gira uno hacia ese lado) a quien le recuerda y/o a quien copia o imita. Reconozco que ahora hay que tragar, todos lo hemos hecho, y hasta con crueldad. Por eso no sigo partiendo piernas. Bueno por eso y por no convertir el bar en la segunda parte de Sin City.

Páginas: 1 2 3 4

9 thoughts on “Crónica de un concierto de muerte anunciada

  1. FreeFalling says:

    Gracias ante todo por la crónica. Muy acertada, creo.

    La verdad es que llama la atención la facilidad con que sube o baja la intensidad de nuestras actuaciones. Puestos en plan autocrítico, yo haría las siguientes observaciones:

    – Angelus, Electricidad y El Hombre q mató a JG: Funcionaron, salimos concentraditos y empezamos algo tensos, lo normal, pero transmitiendo la esencia de la banda en un formato difícil para estos temas (sobre todo los 2 primeros), que deberían evidenciar más fácilmente la ausencia de nuestros queridos super143 y diegogamon. Todo bien.

    – Las cosas que nunca te dije: Tema que tiene su dificultad, hay que hacerlo suave y contenido y, sobre todo, clavar las armonías vocales (mea culpa), para que quien no la haya escuchado antes pueda pillarla. Para mí estuvo en la línea de las últimas interpretaciones. Mejorable, pero no mal.

    – Lift me Up: La mejor de las 3 veces que hemos hecho este tema en directo, con ‘casi toda’ la letra en su sitio. Intensa.

    – Lo que sucede después: El punto álgido del concierto. Buena introducción de Ozy, que consigue interesar al personal y algunas palmas acompañando al principio, que caldean el ambiente. Suena fresco y es un ejemplo prefecto de canción que funciona en directo.

    – Josefina ó ¿Qué hace una canción como tú en un sitio como este? En mi modesta opinión (IMHO, no?) es una buenísima canción en el momento equivocado. Demasiado en la línea de «Lo q sucede después», hace que el espectador pueda cansarse y tenga la sensación de «más de lo mismo». Además, se pierde la ocasión de utilizarla más tarde para darle frescura al repertorio.

    – Quizás fuera un Ángel: Muy bien. Este tipo de sorpresas levantan al personal. Con este tema ocurre algo parecido a «Lo q sucede después», la gente lo pilla rápido y engancha.

    – Waiting on a Sunny Day: Al contrario que Lift me Up, la más flojita de las 3 veces que la hemos tocado. Tal vez nos confiamos un poco o simplemente ya ibamos cuesta abajo. Se salva porque es conocida y algunos no incondicionales aprovechan para tararear…

    – Gigantes y Abre: Espesísimas, lentas, tocamos fondo. Cada uno por nuestro lado. Una pena, sobre todo por Gigantes, que podía haber levantado el final de la actuación.

    – Un verano feliz: Partiendo de la dificultad que conlleva mantener la atención (y el silencio!) del respetable con el teclado… Correcto. Discutible su idoneidad (la del teclado) para estas actuaciones. Quizás cambiando «Abre» por un tema más rápido…

    – Paraíso en la Piscina de Job: Este es otro tema que suele funcionar. Quizás nos faltó la chispa de otras ocasiones, pero bien.

    En general, creo que la actuación fue aceptable, aunque con poco que hubieramos mantenido la concentración hubiera ganado bastante. A tomar nota para la próxima…

  2. TWilly says:

    Enhorabuena FF. La autocrítica es un deber ciudadano que pocas veces se consuma. Me alegra ver que simplemente te sientes con ganas de hacerlo mejor la siguiente vez (Alhama seguro), sea versión pseudo acústica o eléctrica. Es verdad que cada uno hace una interpretación diferente según sensaciones, pero si tanto desde fuera como desde dentro se ve de la misma forma, y encima hay ganas por mejorar, sólo se puede pensar en positivo. Ánimo y a comerse el mundo en… ¿aonde andará Alhama? ¿es un pueblo, es un avión….noooooo es la naranja mecánica de la música. MPower

  3. ozymandias says:

    Partiendo de la base de que no hay nadie más autocrítico que un servidor (Que es distinto de autocriticarse delante de los demás, a lo cual no soy tan dado) he de decir que todo cuanto se ha escrito aquí por el cronista y por el señor FF es acertado, y coherente con lo acontecido durante el concierto del pasado jueves.

    Ahora, vamos a reflexionar un poco.
    «las personas externas al mundillo MP (Messina Park) empiezan con las risitas con comparaciones»

    Bueno, así es la vida. Durante un tiempo se me criticó por estar demasiado parado en el escenario. Ahora, un par de poses y también. No digo yo que sea algo original, ni que se considere así, pero peor es la alternativa. A veces dudo entre moverme o estarme quieto, porque si me muevo, enseguida salta la liebre… El problema es que BS es un icono, un cliché con patas y fender telecaster, que hizo acopio de los mismos fotocopiando a Dylan, Elvis, Little Richard y James Brown (El famoso numerito del desmayo) igual que yo hago acopio de este y muchos otros, por pura diversión, eh. Al fin y al cabo, yo hago la música que me gustaría escuchar cuando pongo la radio. No busco ni he buscado nunca innovar, ni nada por el estilo. Pero Si un rockero abre las piernas, se parece a BS; si un rockero levanta la guitarra, se parece a BS. No es que vaya a negar ahora que sea una influencia decisiva en mi vida y mi obra, Como otros muchos, pero tampoco estoy pensando en BS cuando compongo o me subo a un escenario. Efectivamente, es simplista. Por eso no me preocupa. peor sería que cogiera un taburete y me sentara a cantar canciones estilo, no sé, Paul Simon. Y ése sí que ha sido decisivo en mí…

    «a quien copia o imita»
    Que a mí me conste, no copio ni imito a nadie. Ni más ni menos de lo que BS copiase a Elvis y a Dylan, o P. Simon a los Everly Brothers…

    «No entra en cabeza alguna que una persona que gusta de componer en tercera persona, se marque una canción así»

    Bueno, el título de la canción es una broma, está claro. ¿Quién es el hombre que mató a Jose Gallardo? Pues Jose gallardo, naturalmente.

    «incomprensiblemente cuando coge el concierto un picado en barrena que asusta»

    No, hombre, tiene su explicación, y no es porque pensáramos que sonase mal. Verás: según mi médico de la voz, debo tomarme un atihistamínico todas las noches y un spray todas las mañanas para combatir el exceso de mucosidad que me genera la alergia. Sin embargo, a mí el tratamiento me quita la alergia pero no me soluciona el problema de los «gallos», sobre todo en el momento en el que intento alcanzar registros vocales medianamente altos. Y el día antes, por hacerle caso, me tomé la dichosa pastilla,…. y lo pasé fatal durante el concierto, de veras. Se me cogió la garganta y no sabía qué hacer, es como jugar al fútbol con un pie roto. En fin, creo que de aquí a Alhama no me tomaré nada, a ver. En todo caso, tengo cita el miércoles con el buen dr. a ver qué me dice.

    «y al grito de ‘ventepa’cá’»

    Gritos, sí. Muchos.

    Gigantes: «Cuando el ambiente se enrarece, que era el caso, y por la estructura de la canción, ésta se puede hacer eterna»

    Sobre todo cuando mi voz no responde. A mí se me hace eterna, eternísima. Es una canción muy difícil de cantar, y si no estás en condiciones, pues ya ves. Pero resulta que es de las mejores canciones que he escrito (Y escribiré) jamás, tanto musicalmente como por la complejidad psicológica del texto (y no quiero sonar pretencioso) así que me empeño en seguir tocándola. A veces sale, y el otro día, pues no. Se siente.

    «Les importa un comino los que sí estábamos pendientes del concierto y se convierten en intimistas»

    Pues fíjate que yo estaba en que las tocaba para los que sí estaban pendientes del concierto. A diferencia de otros miembros del grupo (Cuya actitud es tan respetable como la mía, cuidao) jamás toco para mí cuando actúo en directo. No lo he hecho nunca. Intento transmitir cosas, ideas, sentimientos… Pero es como contar un chiste en un cementerio. Para mí es la parte especial del show, donde los cuatro gatos que siguen al grupo y nosotros podemos refugiarnos en algo que los demás no captan.

    «Las canciones son buenas, algunas más que otras»

    Para mí «un verano feliz» es un exorcismo. Quien me conoce y se pone en situación, a poquito que se esfuerce, lee la letra y comprende. Por eso la toco tanto en directo. Es mi pequeño capricho.

    «Se acaba el concierto. No tocan los vikingos. Otra vez será. Tampoco la de Mari Carmen no pegues con la lavadora»
    En fin, cada momento tiene sus canciones. Hubo una época en la que intenté pasar por gracioso. pero no soy gracioso, ni lo he sido nunca.

    «Otra vez será» No creo.

    «Y lo curioso es que simplemente se desinflaron solos»

    Hay un factor subconsciente que tal vez no se percibe desde fuera, pero que existe: Estos conciertos, mínimos, acústicos mantienen una pelea constante con dos enemigos potenciales: El ruido y la indiferencia. Cuando llevas tres cuartos de hora cantando entre el bla bla bla constante, necesariamente su concentración se quiebra. Y eso pasa cantando, estudiando, trabajando, leyendo, haciendo el amor o viendo una película. Haces lo que puedes. pero sólo somos tres contra una turba. De ahí lo de los coros, los teclados, jugar con los instrumentos,.. ofrecer algo variado, no sé. Al final vence la turba. Y no es que lo haga a propósito, como alguno puede llegar a pensar.

    «Se les fue el ángel. Ya está»

    O la voz.

    «Eso se arregla en el siguiente con más entrega. Fíjate que fácil.»
    No me entrego más en unos conciertos que en otros. Sólo que es un jodío dilema que dependas de cómo amanezca tu glotis ese día, y si ese día se levanta mal, sólo quieres terminar y largarte. Cobrar, seguir sumando euros para poder grabar el nuevo CD, y el próximo día saldrá mejor.

    «Como frustación personal, decir que tenía esperanzas de escuchar más canciones nuevas»

    Bueno, sonaron dos. A ver si ahora en agosto podemos preparar alguna más. No es por falta de ganas, sino de tiempo material. Entre exámenes, trabajo, Miss Daisy y tal, no queda tanto tiempo libre…

    «¿Alguien se acuerda de la yanqui? ¿No? Ni ella»

    La chica se sienta y escucha nuestros conciertos de pé a pá. No os imagináis cuánto valoro eso en una persona (Mujer, hombre o hermafrodita)

    En cualquier caso, excelente crónica. Animo a los demás que estuvieran presentes a realizar algo por el estilo. A pesar de lo que digan por ahí, la opinión de todos ustedes es importante para mí. Lo que no quita que luego haga lo que me de la gana (Bwa-ha-ha-ha-ha, ajajaja ajaja…coff)

    «Que te jodan. Esto no es para tí».

    Eddie Vedder, Pearl Jam: «Not for you»

  4. ozymandias says:

    Leo el posteo de mi querido y respetado FF, y eso me da para una segunda refflexión, una que ya hacía de viva voz con Mrs. Rose y Mrs. daisy el pasado sábado. Quiero decir, ¿Cómo deben plantearse estos conciertos? (Es una pregunta retórica, ya lo sé, porque tengo claro cómo hacerlo) ¿Hay que renunciar al momento creativo por el que pasa el artista? ¿Debemos tocar, que se yó, doce «Josefinas» para que el show esté siempre animado? ¿más versiones, aún a costa de dejar fuera tu propio material, y perder así la oportunidad de que la gente lo conozca, aún a su pesar? Y ya puestos ¿Hacer el concierto directamente de versiones? Total, si de lo que se trata es de complacer al personal…

    Quiero decir: como cualquier autor (Y de nuevo, por favor, no me tachéis de presuntuoso) me guío en función de la fase personal que atravieso. Cada época, cada edad, conlleva una forma de escribir, de cantar, de componer. No tendría sentido querer componer otro «Paraíso en la piscina de Job» u otro «Quizás era un ángel», porque las vibraciones personales y el momento son diferentes. No puedo sacarme del bolsillo al Joselito (Slowburn dixit) de 1.995 para que me escriba otra canción así. Más o menos del agrado de los oyentes o de la gente que sigue nuestro trabajo, pero es así. Esa es la independencia, y la honestidad del autor. Aún a riesgo de que nadie te haga ni puto caso. Es algo que tengo asumido, ahora y hace quince años. Y yo, por encima de todo, intento ser honesto. Y sincero. Por eso entiendo cuando Dieguin nodoyuna decía que no le gustaba nada «eso de ser español», probablemente porque de alguna manera estaba traicionando mi estilo, hablando de cosas que no tienen que ver conmigo directamente, es como una grieta en mi coherencia, y creo que mi trayectoria ha sido coherente…

    Entonces, ¿Qué hago? (Es una reflexión, no un grito desesperado, eh) ¿Renuncio a interpretar en los conciertos las canciones que me/nos definen como somos ahora? Siempre dije que prefería trabajar en una oficina a tocar en una orquesta, y lo mantengo. Cada día lucho por mantenerme vivo como artista y creador, a base de oposiciones, sueldos vomitivos, trabajos con horario razonable y otras muchas cosas. ¿He de renunciar a mi identidad para complacer a una pandilla de niñatos peterpanes que de todas formas les importa un carajo quién eres porque no sales en la tele, y si no sales en la tele no eres nadie?

    Ese es el dilema. Mirad, en cualquier caso, el grupo sigue vivo, lo que, después de ocho años, es un logro. Joder, YO sigo vivo. El bar se llena cuando actuamos, y, sí, antes de alguien lo diga, no por ver a Messina Park concretamente. Pero nos ve mucha gente. Y el tipo del bar nos trata bien, nos paga religiosamente y nos sigue llamando constantemente. Y además hay escenario. ¿Que si me gustaría que tocáramos la banda al completo? Pues sí. Y también me gustarían otras cosas. Pero estamos reuniendo dinero para hacer cosas con él.

    Hace no demasiado, andaba preocupado porque no reunía material nuevo. Bueno, de pronto me sobran canciones. Para mí, eso es lo importante. No perder de vista el truco.

    Como digo, es una reflexión. Honesta y sincera.

    Ahora, reflexionen ustedes. Cuantos más, mejor.

    «… Esta canción, Louie louie, por ejemplo. ¿Oyes? son tres acordes que se repiten constantemente, nada del otro mundo. Sin embargo, adoro esa canción, como adoro el Rock and roll. ¿Por qué? Porque es divertido»

    – Richard Dreyfuss, professor Holland.

  5. TWilly says:

    este va a ser con diferencia el posteo más largo de la historia. jejjejje
    Amos por partes que es que a lo mejor no se me ha entendido bien. Sólo faltaba que los piques fueran viniendo por turnos. Ahora que se arregla uno, va el otro y se me desmelena.
    Tema risitas y copia/imitación: Partiendo de la base que hablo desde el exterior, refiriéndome a los peterpanes de la segunda mesa larga, y con la facilidad de verlos por detrás donde ellos ni intuyen mi afiliación a MS, he de comentar que no les culpo, o por lo menos los culpo tanto como me culparía a mi mismo o incluso a dos de los que se subieron al escenario esa noche, ya que hemos hecho exactamente lo mismo en otros momentos con otros cantantes o grupos (por cierto que no me arrepiento, todavía recuerdo un bruce! bruce! bruce! en nerja glorioso a un payo que a ni me acuerdo de él, dejando en paños menores al goñi ese mismo dia)

    Tema matar al sr. gallardo, evidentemente es un guiño de cronista con mala leche, y así creo dejar entrever en mis lineas. O eso pensaba.

    Tema caida en picado: fíjese usted si lo hizo usted bien, que jartito que está uno de escuchar conciertos del grupo, no me di ni cuenta del tema. Por eso ni lo menciono en la crónica. Chapó para el profesional que supo darle el giro adecuado para que no se notase su afección. Pero calro, por algún lado tenía que flaquear el tema, y la sensación fue la de falta de ángel o feeling o como se le quiera denominar. Reitero, chapó que no fue captado en ningún momento.

    Tema Gigantes: Nadie discute que es una gran canción. Nadie discute que es de las mejores compuestas por usted. Pero convendrá conmigo, que es completamente ilógico que si le está costando un güebo la cancioncita con las notas altas, la alargue más de lo necesario.

    Tema vikingos: Nadie, me ratifico, nadie quiere volver a escucharla en concierto (ahora irá y la toca, pajaritos contra elefantes). Vuelve a ser un guiño al cronista empecinado en el ‘éxito’ del grupo. Aquel que pedían en cada concierto. Ya no lo piden (quizás porque ya no viene), pero el cronista sigue recordando ese momento, por haberlo vivido. Ah, y si lo pido, no es nada más que por verle la cara de ‘mecagoentotusmuelas’ del cantante en ese momento (porque sé lo que le fastidia el chascarrillo de los cojones, que viene de años atrás).

    Tema yanqui: Me apeteció como se puede comprobar, el que tenga narices de leerla entera, hacer una crónica músico-rosa-costumbrista. No sólo centrarme en el concierto, sino en las sensaciones de una persona en un concierto (que escucha con entusiasmo, como se pudo comprobar). La nota yanqui, no era más que el desvio momentaneo del centro de atención, para no convertirlo todo en una mera cronología de ‘las mejores jugadas’. Ya te digo, hacer una visión distinta. Nada se tiene en contra de la chica (a la que por cierto seguimos sin conocer)(será como el zorro? desaparece en mitad de la fiesta)(ni se os ocurra hacer bromas sobre zorros y mujeres, vale?)

    Que me jodan. Pero espero, que eso sí fuera para mí.

    Deberíamos contar las palabras, leñe, no veas como rajamos en este. Hasta FF con lo calladito que estaba, se ha marcado un ‘espich’ alucinante.

    «¡ que poco distintos son los artistas del resto de la humanidad !. Yomismo Delidem

  6. ozymandias says:

    oye, ke yo ni pique ni leches. y el «fuck you…» no iba por tí, por supuesto. Sino por la gente que está en los conciertos ý pasa olímpicamente de nosotros. Creí que estaba claro. Como dije, me parece una crónica estupenda del concierto, muy rigurosa y exacta. No sé por qué piensas que me pico. Tú das tu perspectiva de lo que pasó desde fuera, y yo la doy desde dentro. A ver si en sucesivos conciertos puedo leer más crónicas como esta.

  7. ozymandias says:

    «en nerja glorioso a un payo que a ni me acuerdo de él,»

    Era Jota Bulevard. Luego, me lo topé de Disc Jockey en una sala concierto en Madrid cuyo nombre ahora no me viene, y a la que solía ir S.A.R. el príncipe de asturias. Todo un gilipollas.

  8. TWilly says:

    el SAR? o el DilleiJB? jurl, con la monarquia hemos topado, amigo sancho.

  9. ozymandias says:

    no, hombre, el jota. a SAR no tengo el gusto…

Leave a Comment